La CDN, clave en la estrategia SEO

Una CDN ayuda a reducir el tiempo de respuesta de las webs y a mejorar su velocidad de carga. En este #juevesdeblog te vamos a contar por qué por eso es un elemento clave para tu posicionamiento SEO.

Internet se basa en la conexión entre unos ordenadores y otros. Cuando accedemos a una web o servicio web, se lleva a cabo una solicitud a un servidor remoto, que puede estar en cualquier parte del mundo. ¿Qué ocurre con los usuarios más alejados de ese servidor? A mayor distancia, menor velocidad de carga y, por tanto, peor posicionamiento orgánico, porque Google tiene muy en cuenta la velocidad de descarga al ofrecer resultados de búsqueda. Las páginas lentas, como te imaginarás, se llevan las peores posiciones.

El uso de una CDN permite superar este problema.

Una CDN (content delivery network, red de entrega de contenido en español) es una red de nodos distribuida por el mundo por la que se dirige y distribuye el tráfico de internet. Los nodos de una CDN guardan en caché copias del contenido que está en el servidor de la página y cuando un usuario pide ese contenido, es decir, cuando escribe la dirección en su navegador, la CDN se encarga de que le llegue una copia desde el punto más cercano a donde se encuentra. Al reducirse la distancia que ese contenido debe recorrer, se reducen latencias (retardos) y consumo de ancho de banda y la descarga gana en rapidez.

El tiempo de carga hay que contemplarlo siempre, más aún si nuestro nicho de mercado no está ubicado en un territorio en concreto, sino distribuido geográficamente. Con una CDN, da igual dónde se encuentre, porque el tiempo de descarga será el mismo en cualquier lugar del mundo. Una CDN garantiza así que todos los usuarios tengan una experiencia de calidad con independencia de dónde se encuentren.

Ascenso de puestos en los SERP

Como decíamos arriba, el tiempo de carga es un criterio importante para el posicionamiento natural. Por tanto, cuanto más rápida sea nuestra web, más posibilidades tendremos de ascender puestos en los SERP. Y al contrario: a mayor lentitud, peor situación en los resultados de búsqueda.

Todo esto nos lleva además al hecho de que el uso de una CDN reduce y mejora el TTFB (Time To First Byte). Se trata del tiempo que tarda nuestro navegador en recibir los primeros bytes y, por tanto, en dar las primeras respuestas a nuestra búsqueda. Esto es así porque la CDN, con sus nodos distribuidos con copias en caché, acorta la distancia física por la que viajan los datos.

Ahora que ya conoces por qué una CDN es indispensable para un buen posicionamiento SEO, queremos alertarte de un riesgo: el de no tenerla bien configurada. Si eso ocurre, en vez de ganar posiciones en Google, perderás confianza por su parte. Así que asegúrate bien de contar con una CDN que se adapte a ti y a tu organización y te ofrezca la configuración que necesitas.