La pareja perfecta: edge computing + 5G

La semana pasada en nuestro #juevesdeblog os hablamos de dos paradigmas que están marcando nuestra hoja de ruta al definir nuestras estrategias para desarrollar nuestros negocios: el edge y el cloud computing. Estos dos paradigmas, como decíamos en nuestro post anterior, han ido definiendo la manera en la que se entrega el contenido en internet. Uno con centros de datos remotos (cloud computing) y el otro con puntos cada vez más cercanos al usuario final (edge computing).

En un panorama de evolución y de estar al día con las mejores tecnologías para una entrega de contenido rápida, eficaz y sencilla ha surgido una nueva herramienta que hará cada vez más eficiente la manera en la que los datos llegan a su destino final: el 5G.

El 5G no es más que la quinta generación de tecnologías de telefonía móvil, diseñada para aumentar en gran medida la velocidad y la capacidad de respuesta de las redes inalámbricas. Mientras el 4G sirvió para conectar a las personas entre ellas, el 5G nos sirve para conectar a las personas con todo lo que las rodea. Esta tecnología ha hecho que el procesamiento de datos sea aún más rápido y eficiente en un mundo cada vez más exigente, en el que millones de dispositivos producen datos y más datos, generando la necesidad de analizarlos cada vez más rápido.

De acuerdo al estudio realizado por Gartner “Starting Now, Supply Chain Leaders Should Assess the Potential for 5G Mobile Communications Networks”, para el año 2024 el 60 % de los países tendrán disponibles provisiones de servicios de red 5G de al menos un proveedor de servicios en la nube. Estamos ante un un work in progress en el que la unión del 5G con el edge computing se irá realizando paulatinamente.

Independientemente de que el proceso de integración esté en transición, es importante recalcar la importancia que tiene. El 5G y el edge computing son dos tecnologías que permiten procesar grandes cantidades de datos en tiempo real y mejorar el rendimiento de las aplicaciones. El 5G incrementa hasta diez veces la velocidad del 4G y el edge computing reduce la latencia por su acercamiento al usuario final. Así que, tal y como el 5G necesita al edge computing para tener éxito, el edge computing necesita al 5G para funcionar de manera más eficiente y rentable.

La relación de estas dos tecnologías será muy estrecha. Así, el edge computing permitirá integrar capacidad de cómputo y almacenamiento dentro de las antenas 5G de los diferentes operadores, capilarizando la capacidad de cómputo y sirviendo el contenido desde la última milla. El tráfico de los dispositivos 5G llegará así a los servidores edge sin salir de la red de telecomunicaciones. Se evitará de esta manera la latencia que generaría el tráfico de la aplicación al atravesar internet hasta llegar a destino, lo que descargará en última instancia la red del operador, a la vez que mejorará la experiencia del usuario.

Entre los principales beneficios para los clientes se encuentran las nuevas oportunidades comerciales a través de aplicaciones 5G, la flexibilidad y la escalabilidad, así como la seguridad. La unión del 5G y el edge computing cimentará la base de una transformación basada en datos. Consumidores, empresas y administraciones modificarán sus formas de interactuar y abrirán así la puerta a nuevos servicios e innovaciones. Entre los casos de uso de la unión de ambas tecnologías están el cacheo web, el streaming de baja latencia, las fábricas inteligentes, los vehículos conectados convertidos en centros de datos sobre ruedas y los videojuegos en tiempo real.

El futuro casi está aquí y promete ser más barato, más rápido y mejor conectado que nunca. En Transparent Edge Services queremos ser vuestro aliado en este futuro próximo, ofreciendo escalabilidad, disponibilidad, seguridad y ahorro de costes.

Make internet fast again.